▷ Poda del avellano, de qué forma y cuándo hacerla -【+ Consejos de cuidados】

0
48

El avellano común (Corylus avellana) es un árbol caducifolio con su origen en Europa y Asia. La avellana es de los frutos secos mucho más populares de todo el mundo. Por este motivo no podía faltar un articulo en este blog sobre de qué manera y cuándo efectuar la poda del avellano, y los cuidados mucho más esenciales para tener una planta sana y fuerte.

Nota: Ten presente que los consejos que aquí vamos a dar son en general, este blog es leído en decenas y decenas de países, con peculiaridades completamente distintas, con lo que no todos y cada uno de los consejos se adaptarán de la misma manera en todos y cada uno de los casos. En el momento en que finalices de leer el producto va a quedar que examines toda la información y apliques lo aprendido de la mejor forma. Frente cualquier duda ten en cuenta que puedes contactarnos para efectuar tus consultas.

1. Cuidados del avellano

Más allá de que podar el avellano es un labor de cuidado bastante esencial, no es ni por cerca la única. En lo que prosigue observaremos resumidamente los cuidados que debemos en su cultivo.

  • Suelo: se lleva a cabo predominantemente en suelos con ph entre 5,5-7. Por otra parte los elige bien drenados y de ser calcáreo va a ser preciso aportarle sulfato de hierro o abonarlo con abonos para plantas acidófilas.
  • Localización: elige sitios bien alumbrados, de la misma manera puede realizarse en áreas con semisombra.
  • Temperatura: tiempos tibios son los idóneos para su avance, soportando con perfección fríos y heladas. Por otra parte no es tan fuerte a elevadas temperaturas.
  • Abono: es conveniente efectuar abonado con fertilizante mineral en la floración, en el momento en que empieza a brotar y en medio de otoño. Asimismo puede abonarse con estiércol en otoño.
  • Riego: el encantan los terrenos frescos y algo húmedos, debiendo ser regados con cierta frecuencia. En temporadas de elevadas temperaturas habrá de ser regado unas 3 ocasiones a la semana, al paso que en el resto de año cada 4 o 5 días. Este árbol no resiste sequías, jamás lo olvides.
  • Multiplicación: son tres las formas de conseguir una exclusiva planta; por semilla, por acodo o a través de injertos. En caso que optes por semilla ten presente que la producción va a venir mas tardía.
  • Poda: último item pero no menos esencial, podar un avellano es primordial si deseamos llevar un control sobre la producción de avellanas. Quédate hasta el desenlace del articulo y vas a aprender todo sobre este tema. 🙂

2. Herramientas para podar el avellano

Son múltiples las herramientas que precisan ser utilizadas para hacer la poda de un avellano. La decisión va a depender en buena medida del género de poda y del tamaño del frutal.

  • Elementos básicos de seguridad como casco y guantes.

Ten presente que tienes que desinfectar toda herramienta de corte antes de la poda. Esto va a ayudar a no trasmitir anomalías de la salud, vas a deber llevarlo a cabo antes de empezar la poda y toda vez que cambies de planta.

Asimismo te puede atraer comprender sobre la poda de:

3. Poda del avellano – ¿de qué manera y cuándo hacerla?

Podar el avellano radica en la remover criteriosa y ordenadamente de una proporción de la planta. Su propósito es ofrecer la manera deseada al árbol, conseguir producción precoz y lograr alta eficacia y calidad de frutos de forma regular. Según la etapa de avance de la planta, la poda puede ser:

Ya que nada debe ver una poda con otra, observaremos separadamente y en hondura de qué forma y en que temporada efectuarlas, de esta manera vas a tener bien el claro tu calendario de poda del avellano. 🙂

3.1 Poda de capacitación

La poda de capacitación es dependiente del sistema de conducción del árbol escogido. Generalmente son 2 los sistemas, en eje único o tipo arbustivo. En alguno de las situaciones la poda debe beneficiar el avance del leño/s y de los brazos primordiales, controlando las ramas competitivas.

3.1.1 En eje único

Aquí nos logramos hallar con 2 casos:

a) En el momento en que el aparato radicular de nuestra planta haya sufrido enormes cortes a lo largo de su extracción en el vivero y el brote es enclenque.

b) La situacion opuesto del previo, esto es, el aparato radicular muestra un óptimo estado con un brote prominente y vigoroso.

En dependencia de si tu caso es el a) o le b), la poda de capacitación del avellano va a ser aproximadamente radical al empezar.

Empecemos con la situación a), en esta se realizara una poda a 2 o 3 yemas. Esta poda severa favorecerá el avance de brotes robustos. Entonces a lo largo del próximo verano se va a deber escoger el brote mucho más vigoroso y vertical, y despuntar el resto. Por seguridad se puede escoger mucho más de un brote, en caso que alguno padezca daños, el otro toma su sitio. En el momento en que llegue el invierno se escoge uno, se lo tutora y poda a unos 80 o 90 cm.

Poda de formación del avellano - eje único

Para el caso b) se va a cortar el tallo a los 80 a 90 cm. Podando además de esto las ramas laterales adelantadas a una o 2 yemas.

Poda de formación de avellano - eje único

En el invierno siguiente se escogen tres o 4 brotes que van a ser los futuros brazos. Exactamente las mismas han de estar distribuidas radialmente y alejadas en el punto de inserción cuando menos diez cm. Van a deber despuntarse para beneficiar de esta forma la apertura de ramas.

Poda de formación de avellano - eje único

Los próximos años la poda del avellano proseguirá siendo de capacitación. Se van a deber despuntar los brotes, favoreciendo de esta forma la apertura de ramas. Además de esto se suprimirán chupones y brotes que salne hacia el interior del árbol.

Finalmente queda apuntar que los brazos primordiales tienen que tener una inclinación con la vertical de 40 grados precisamente. Esto no se va a dar naturalmente en todas y cada una de las ramas, por este motivo se va a poder arquearlas artificialmente con la utilización de hilo y estacas clavadas al suelo.

3.1.2 Tipo arbustivo

Por naturaleza, sin intervenciones del hombre, el avellano busca una composición tipo arbusto. Con lo que podar el avellano para formarlo arbustivamente no es difícil. 🙂

Para empezar, al instante del trasplante, se poda toda la planta a unos 30 o 40 cm de altura. A lo largo del primer y segundo o tercer año se lo dejará medrar libremente, esto va a depender del avance de la planta.

Entonces realizaremos la poda, escogiendo 4 o 5 brotes fuertes que salgan de la base de la planta. Al instante de efectuar la selección vamos a deber escoger esos que estén situados equidistantemente. El resto brotes se suprimirán, aun el brote original (ese que cortamos a 30 o 40 cm en el trasplante)

Poda de formación de avellano tipo arbusto

Ahora en su cuarto año vamos a deber efectuar una exclusiva poda de capacitación de nuestro avellano, guiando ramas primordiales y realizando raleo del interior. Para el quinto año la capacitación ahora se va a haber terminado.

3.2 Poda de producción

La producción de avellano esta de manera directa relacionada al vigor de los brotes que se forman anualmente, considerándose esos de una longitud entre 15-30 cm como los idóneos para producir avellanas. Es por este motivo que con esta poda del avellano lo que vamos a buscar en alentar al avance de brotes de vigor perfecto. Lo conseguiremos cortando ramas de diámetro de entre 2-3 cm. Si se podan ramas de mayor diámetro estas generarán brotes bastante vigoroso que no van a tener una aceptable producción.

Corte adecuado en poda de produccion

La poda de producción va a deber realizarse anualmente, donde realizaremos un raleo de copa. Debiendo ser eliminado entre diez y 15 % del total de nuestro frutal. Con esto vamos a tener una mejor iluminación y ventilación, consiguiendo además de esto ramas mucho más largas y productivas.

Como norma establecida con esta poda vamos a deber remover:

  • Ramas situadas en el centro de la planta, admitiendo de este modo un mejor ingreso de luz.
  • Raleo de ramas laterales para beneficiar avance de brotes fructiferos.
  • Toda rama con síntomas de anomalías de la salud, heridos y sobrepuestos entre si.
  • Nuevos brotes generados desde la base.

Poda de producción y limpieza en avellano

Si bien lo poseas adornando tu jardín, sin el propósito de la producción, es bueno efectuar anualmente esta poda del avellano. Lo va a ayudar a sostenerse sano y fuerte. La temporada aconsejable para hacerla es en otoño-invierno.

3.3. Poda de anti-envejecimiento

En el momento en que tu avellano entra en su etapa de vejez empieza a perder vigor y producción. Lograras ofrecerte cuenta de esto en el momento en que se muestran ramas improductivas o secas en la parte de abajo, al tiempo que en la copa mantiene algo de producción dada las mejores condiciones de iluminación y ventilación.

Para recobrar y rejuvenecer vas a deber podar el avellano de forma energética, disminuyendo la copa en sus ramas primordiales. Al tiempo tienes que eligir 4 o 5 ramas primordiales sanas y remover las sobrantes. Cortarás estas ramas primordiales a una altura de 2,5 o 3 m de altura descartando todas y cada una ramas laterales. Después de esta fuerte poda vas a deber aguardar unos 3 o 4 años a fin de que la producción vuelva a estabilizarse.

En el parágrafo previo describimos un anti-envejecimiento parcial del avellano, en el que dejamos múltiples ramas primordiales sanas. Pero puede darse la situacion en que no tengamos ninguna rama primordial salvable, en un caso así debemos recortar sus ramas a unos 50 cm desde su punto de inserción. Ya que este frutal responde realmente bien a podas severas, en la primavera te vas a encontrar con considerable suma de brotes los que van a deber ser raleados. Para el próximo invierno deberás elegir 2 o tres brotes por rama para empezar a conformar de nuevo la composición del avellano.

Poda de rejuvenecimiento en avellano

En el lapso de 3 a 4 años la copa va a quedar reconstituida y la planta recobrará la eficacia que de manera lenta fue perdiendo.

Con independencia de lo severa de esta poda del avellano, siempre y en todo momento vas a deber poner pasta cicatrizante en los cortes. Esto va a ayudar a que no ingresen patologías o plagas.

La temporada correcta para podar un avellano con un poda de anti-envejecimiento puede cambiar en dependencia de la región. En sitios con inviernos severos va a ser mejor efectuarla tras las últimas heladas, esto evitará la exposición de los enormes cortes a las bajas temperaturas. En caso que los inviernos no sean fuertes puedes adelantar esta poda para otoño-invierno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here