Cómo podar un limonero

0
107

¿Para qué se poda?

Observemos antes de argumentar como llevarlo a cabo, qué provecho tiene la poda del limonero. Si no tuviese ninguno sería una pérdida de tiempo, ¿verdad?

 

Hacer mejor el estado sanitario

Remover algunas unas partes del limonero provoca que se reduzca el peligro de que este enferme. ¿Qué partes son estas? Ya que ramas enfermas o bien rotas, aquellas que previenen una precisa aireación y las que tocan o bien están muy cerca del suelo.

 

Hacer mejor la iluminación

Si no se poda el limonero, el interior de la copa tiende a llenarse de vegetación, lo que acaba por evitar la penetración de la luz. Esto quiere decir que solo el exterior de la copa estaría iluminado, y por consiguiente sería productivo, en el interior no saldrían flores ni frutos.

Al dejar que la luz llegue a una área más grande de la copa, la producción se hace más grande.

 

Hacer mejor la composición

Un árbol que no se poda acostumbra medrar bastante en altura, el leño medran ramas desde el suelo que parten en todas y cada una direcciones, lo que vuelve imposible entrar a la copa.

 

Equilibrar el árbol

Como lo que atrae es que el limonero de varios limones y de calidad, con la poda se dirige a la planta a fin de que no se expanda bastante en menoscabo de la fructificación, o bien a fin de que no genere bastantes limones mas de pequeño tamaño.

☛CUIDADOS DEL LIMONERO

El abonado y el riego son dos cuidados básicos y fundamentales para el limonero, ¿sabes cómo hacerlos? Sin esto la poda no sirve de nada y también es contraproducente…

Poda de capacitación

Como su nombre sugiere, su propósito es conformar un limonero joven para que desarrolle la composición deseada. La proporción de ramas primordiales, la altura a la que van del leño, la inclinación y orientación de estas y de las secundarias, terciarias, etc.

Esta poda empieza poco tras haber plantado el limonero, y comienza con la capacitación de la cruz, oséa, del punto de donde van a salir las ramas primordiales. A un metro de altura es una decisión correcta, la copa va a quedar a baja altura y no demasiadas ramas van a tocar el suelo.

Para cultivos comerciales se prosiguen unas reglas establecidas según la diversidad y los objetivos que se persiguen, mas en el ámbito familiar no es precisa tanta dificultad.

 

Poda de cuidado

A esta poda le vamos a llamar de cuidado porque se ejecuta cuando el limonero ahora es adulto y con el propósito de sostener el estado sanitario, un óptimo equilibrio y producción del árbol.

Existe quien elige llamarla poda de fructificación, mas en como terminamos de ver tiene objetivos más ambiciosos que la fácil producción de limones.

Esta poda por su parte se distribuye en los próximos trabajos, a hacer en el orden en el que se muestran.

Es más eficaz y veloz empezar a podar por la parte interna de la copa y finalizar por la externa.

 

Eliminación de chupones

Los chupones son esos brotes o bien ramas de desarrollo vigoroso y vertical, que se distinguen por ser realmente rectos, de madera joven ―corteza de color más claro― y sin bifurcaciones.

Estas ramas consumen mucha energía en su avance y son improductivas. Además contribuyen denegar el paso de la luz al interior de la copa y a modificar la composición del limonero si no se podan.

Hay que podar los chupones lo antes posible a fin de que hurten la menor proporción de elementos al limonero.

Se cortan lo más cerca viable a la rama o bien tallo de dónde nacen, ahora que si se deja un tocón es más posible que vuelvan a manifestarse exactamente en el mismo sitio.

 

Corte de ramas

Las primeras ramas que hay que podar son aquellas que están rotas, secas o bien enfermas, para evadir que logren ser un foco de infección para el limonero, y además que compliquen el ingreso a la copa o bien el desarrollo de otras sanas.

En otras oportunidades el interior de la copa del limonero es bastante espeso y el exceso de follaje no facilita una precisa entrada de luz.

Esto se traduce en que el área productiva de la copa se ve achicada a la cubierta exterior de esta, con lo que baja la producción de limones.

Para evadir que esto ocurra, se acostumbran recortar totalmente aquellas ramas que medran hacia el interior de la copa y las que se entrecruzan o bien solapan.

Lo acertado es cortarlas tan rápido como se adviertan y antes que se transformen en ramas gruesas, ahora que si esto pasa el limonero perderá su equilibrio y empezarán a mostrarse varios chupones como respuesta a la pérdida de follaje.

 

Rebaje de las puntas

Radica en recortar o bien «pinzar» los extremos de las ramas ―los brotes― a fin de que reduzcan su desarrollo y se se haga más fácil la aparición de otros laterales.

Esta poda es muy poco combativa con el árbol mas muy ventajosa, ahora que ayuda a conformar una copa más extensa, menos alta y más ramificada.

 

Ramas que tocan el suelo

Por último, antes de acabar con la poda de cuidado, hay que recortar aquellas ramas que rozan el suelo o bien que están muy cerca de .

No es requisito recortar toda la rama, solo desde aquella bifurcación que se dirige hacia abajo.

Este trabajo optimización la aireación de la copa, ya que el aire puede circular bajo , mas además impide que se generen salpicaduras de tierra en el momento en que llovizna, reduciendo el compromiso de patologías en las hojas.

 

☛CUÁNDO PODAR LIMONERO

Aquí puedes averiguar las datas de poda o bien cómo determinarlas según sea el tiempo de tu región.

 

Poda de renovación

Este es el género de poda menos recurrente, y se ejecuta únicamente en el momento en que el limonero es viejo y sus ramas ahora tienen muy poco vigor para medrar, florecer y generar limones.

Radica en recortar las ramas primordiales sobre el punto en el que se separan, más arriba o bien más abajo según el resultado que se desee conseguir.

Hay que tomar en cuenta que esta poda provoca que el limonero deje de ofrecer frutos por uno o bien un par de años.

Tras esta operación es requisito colorear la corteza de las ramas y del leño del limonero con pintura de cal ―o bien una concreta para ese trabajo―, para cuidarla de los rayos solares.

Tras esta poda, que no debe hacerse en el momento en que el árbol está en pleno desarrollo y tampoco en el momento en que existe peligro de heladas, el limonero brotará de forma fuerte, mostrándose novedosas ramas de veloz desarrollo que en unos cuantos años habrán reconstituido completamente la copa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here