Cuándo se cosechan las habas

0
1

Para adivinar con el instante óptimo de cosecha no tenemos la posibilidad de charlar de datas específicas, ya que se generará antes o bien tras función de múltiples causantes como son: diversidad, fecha de siembra, climatología, cuidados del cultivo, etc.

Es considerablemente más exacto ver la planta con determinada continuidad para saber exactamente en qué instante las vainas están listas para ser recogidas.

Por su parte, según se pretendan cosechar vainas verdes ―con sus granos aún sin conformar totalmente― o bien secas, va a haber que llevarlo a cabo en instantes diferentes que observaremos ahora.

 

Vainas agradables

Esta es la primera o bien más temprana recolección, y tiene que hacerse en el instante exacto en el que las vainas son aún agradables, ahora que si se estima un tanto más se volverán duras.

Del mismo modo que sucede con las judías, sólo algunas de las vainas maduran simultáneamente, por lo cual esta cosecha debe hacerse de manera escalonada, desde el momento en que las primeras vainas llegan a su punto óptimo para el consumo y hasta el momento en que la planta ahora deja de generar o bien empeora su calidad.

La producción por metro cuadrado de lote frecuenta rondar los 400 ó 1000 gramos de vainas agradables, aunque es dependiente bastante del tiempo y de otros causantes del cultivo.

En las variedades más precoces ―o bien en tiempos más cálidos―, la cosecha puede empezar tan rápido como a finales de otoño y principios de invierno, en el momento en que la siembra se hizo a fines del verano, o bien en todo el invierno y la primavera si se han sembrado más adelantado el otoño.

Con otras variedades más tardías ―o bien en tiempos más fríos―, la cosecha acostumbra generarse durante la primavera y hasta principios del verano.

Generalmente la recolección de vainas agradables frecuenta empezar entre 2 y 3 meses tras la siembra.

 

Granos verdes

Las vainas agradables, con los granos solamente formados, próximamente se vuelven más duras y también hinchadas, señal de que los granos han engordado dentro suyo.

Como es natural, para juntar los granos verdes no se tienen la posibilidad de cosechar las vainas agradables, o bien cuando menos no todas y cada una.

En el momento en que se vea que se ven abultamientos indispensables en las vainas, se va a abrir una de para poder ver el estado del grano. Si su tamaño es el esperado y aún está verde, se puede juntar.

Tampoco se puede aguardar bastante, ya que los granos verdes rápidamente se endurecerán, antes que las vainas cambien de color.

 

Granos secos

Esta es la recolección más tardía, justo en el momento en que las vainas ahora empiezan a tomar un color más obscuro y a secarse.

Hay que agarrar las vainas antes que empiecen a abrirse de manera natural, ahora que para entonces varios granos ahora se pudieron caer al suelo y mancharse o bien mojarse.

Tampoco todas y cada una de las vainas se secan simultáneamente, por lo cual además va a haber que hacer una cosecha escalonada. Se podrían dejar en la planta hasta el momento en que todas y cada una estuviese secas, mas entonces las más destacadas se abrirían perdiendo los granos.

Es considerable que las vainas no estén mojadas en el instante de la cosecha, por lo cual es conveniente recogerlas en días de buen tiempo y antes que se generen lluvias que tienen la posibilidad de echar a perder los granos.

Por lo general se puede aguardar una producción de entre 1 y 2 kg de granos secos por metro cuadrado de lote.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here