Los provecho del mindful eating para el cuerpo y la cabeza

0
74

Derivado del mindfulness, técnica que destina un estado mental de atención completa, el mindful eating es un ejercicio de atención a los alimentos ingeridos. De esta manera que a lo largo del entrenamiento, te das cuenta de si tu aliento requiere un break o bien si tus piernas necesitan desacelerar, con la comida, el razonamiento habría de ser exactamente el mismo.

Se debe tener conciencia de lo que su cuerpo pide en este momento y de cómo tus selecciones afectarán tu nutrición.

Para eso, hay que conectar consigo y estrechar la relación con los comestibles. En el momento en que prestas atención en el presente, sin descuidarte con otros pensamientos o bien temas, puedes gozar la comida de una forma más placentera, lo que tiende a crear menos fracasos.

Teóricamente, el mindful eating se ve fácil-bastaría con dejar el celular a un lado o bien otras dispersiones y concentrarse en el gusto de la comida. Mas procura llevarlo a cabo mientras que ingieres tu pre-entrenamiento.

En una gran parte del día, mientras que nuestras actitudes están en el piloto automático, nuestra cabeza está atrapada más adelante o bien anteriormente. Por esto, consumimos lo que no precisaba o bien nos arrepentimos de lo que ingerimos.

mindful eating

Numerosos estudios demostraron que la práctica contribuye enormes beneficios a los que padecen de compulsión alimenticia, ansiedad o bien depresión. Yeso no tiene relación con limitaciones y reglas de dietas.

Tienes que comer lo que quieres

Es considerable dejar en claro que mindful eating no es una dieta. No ayuna lista de lo que está bien o bien mal. Desde el saber de ti, puedes entender qué comestibles van a agradar tus pretensiones ahora mismo, ahora sea un plato de ensalada o bien un trozo de pastel.

La técnica jamás debe considerarse un sendero hacia el adelgazamiento. Poseemos más de diez formas distintas de apetito, como la física, la sensible y la auditiva, aparte de variantes sentimentales y hormonales. A eso es lo que debemos estar alerta para elegir qué comer.

Sabe lo que está a tu alrededor

Antes de poner algún comida en el plato, piensa si realmente tienes apetito o bien si fuiste al lugar de comidas solo porque estás en la hora del almuerzo.

Al ver el bufé de autoservicio, trata de comprender si necesitas una, dos o bien tres medidas de cuchara de arroz. Mira las configuraciones: ¿se ven bien? A veces coges una cucharada por práctica, no por necesidad.

Ahora sentado en la mesa, sepárate del resto estímulos (el celular) y come gozando el instante. El propósito es utilizar todos y cada uno de los sentidos, como hacemos con el vino. Siente el perfume, sabe la textura, goza el sabor del alimento.

Entonces, no vas a ser rehén de las reglas impuestas por dietas o bien delas orientaciones dadas por amigos y compañeros.

Siente tu cuerpo

En sitios de comidas a la carta, tu elección consciente debe ocurrir desde la evaluación del menú hasta el día de hoy en que empiezas a comer

Estar lleno es totalmente diferente a estar satisfecho. No tenemos que tener el estómago a puntito de reventar para elegir parar.

De ahí que, los profesionales sugieren que comas más lentamente, lo que ayuda al cerebro a comprender mejor la saciedad. Esto provoca que el desarrollo de digestión sea más eficaz, ahora que el alimento se mastica más comúnmente, facilitando la absorción de los nutrientes.

Además merece estar atento a las experiencias que vienen después de la comida. Consecuentemente, la multitud tiende a comer de manera más saludable porque comienzas a tener más conciencia de lo que haces bien o bien no.

Escapa de la culpa

Hay una regla en el mindful eating: ten compasión. Antes de castigarte por comer una hamburguesa, evalúa por qué razón tomaste esa resolución.

En ningún caso te rindas al conduzco automático. Comúnmente, uno come un chocolate por ansiedad y no goza el gusto. Con eso, el cerebro no registra ese instante placentero y acabas sintiéndote culpable.

En el momento en que pensamientos como «no puedo consumir azúcar»invadan tu cabeza, trata de concentrarte en lo que pasa en tu boca. Sin juicio, es más fácil liberarse de la compulsión.

Comienza de a poco

La práctica del mindful eating además necesita un tiempo de entrenamiento para ser dominada.

Al comienzo, no será fácil, mas no puedes rendirte. ¿Te imaginas si en el momento en que éramos pequeños, dejásemos de caminar por los golpes que nos llega?

Al comienzo, concéntrate a fin de que la primera bocada de cada comida sea apreciada en su integridad. Después, intente hacer la técnica a lo largo de todo el almuerzo de la tarde. No debes olfatear la comida cerca de la nariz, ni masticar una cantidad enorme de ocasiones.

Crea una percepción de tu cuerpo, sin dejar que pensamientos sobre el pasado o bien el futuro dominen tu cabeza. Concéntrate en los pies tocando el suelo, en el pecho llenándose de aire, en las manos sobre tus muslos. De este modo, vas a estar poco a poco más listo, principalmente en los instantes de crisis.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here