Poda del laurel

0
74

Es imposible empezar este artículo sin decir que el laurel es una planta que resiste realmente bien las podas, inclusive aunque las haga un individuo sin vivencia anterior.

Aunque hablamos de un arbusto ―o bien pequeño árbol― que medra de manera natural en varios sitios, es muy correcto para plantar en jardines, ahora que siempre va a tener hojas, preservando su valor ornamental a lo largo de todo el año.

Aparte de lo previo, la mayor parte de las especies de laurel tienen la posibilidad de ser podadas en todo género de formas, ahora que su copa se moderniza con mucha simplicidad, y con cada poda ―si se ejecuta de manera correcta― se marcha realizando cada vez más espesa.

Cuándo podar el laurel

Se puede podar cualquier ocasión del año, mas mientras que se den una sucesión de condiciones que observaremos ahora.

 

Tras el trasplante a raíz desviste

Si se comienza el laurel de un espacio del jardín y se marcha a trasplantar a otro, va a haber que liquidar considerablemente la copa, para equilibrarla con el volumen de raíces que se ha preservado.

Un laurel joven que se quita con su raíz no requiere ser podado, en tanto que si es de más grande tamaño y padece la amputación de raíces en el desarrollo de extracción, va a haber que podarlo irremisiblemente.

¿Qué ocurre si no se poda en estas situaciones? Ya que que si las raíces no tienen la capacidad de volver a poner el agua que se pierde mediante las hojas por evapotranspiración, el laurel se puede secar y fallecer.

En estas situaciones, siempre es conveniente podar de sobra ―dejando solo unas escasas hojas― que podar de menos, ahora que este árbol rebrota con mucha simplicidad más allá de que se suprima su copa.

 

Pasado el peligro de heladas

Toda poda del laurel debe hacerse preferentemente cuando llegue la primavera y no vayan a generarse más heladas, o bien cuando menos no de manera continuada.

Si por cierto motivo debe hacerse antes, puede cubrirse la copa con una manta antiheladas, plástico de invernadero o bien semejante.

 

Cómo hacer la poda

El laurel se puede podar de muchas formas, ahora que acepta prácticamente cualquier corte que uno se logre imaginar, mas observaremos varios de los más frecuentes o bien más prácticos.

 

Seto

Los lauros tienen la posibilidad de ser podados fácilmente para conformar setos ―muros vegetales― sólidos y con una silueta realmente bien definida.

La altura del seto de laurel puede ser desde unos 50 cm hasta más de 2 metros, más allá de que cuanto más prominente sea más ancho debe dejarse a fin de que las plantas se contengan rectas y compactas.

 

Bola alta

Radica en dejar un leño despejado de sobra de 1.20 metros de altura, y conformar una esfera con la copa, que puede ser aproximadamente grande, o bien aproximadamente esférica.

Para hacer esta forma, hay que aguardar a que el laurel alcance la altura deseada y después recortar el leño en esa región a fin de que se ramifique. Cuando haya rebrotado y tenga ramas en la parte alta, se cortan todas y cada una de las que queden bajo esa región, dejando el leño limpio hasta el suelo.

Después, solo va a haber que ir cortando las puntas de las ramas de la copa siempre que estas rebroten, y tras uno o bien un par de años, se va a haber formado una bonita y espesa esfera.

 

Bola baja

Esta situación es semejante al previo mas formando la copa en un punto más bajo, o bien inclusive a ras de suelo.

El trámite de cortes regulares siempre que las ramas rebrotan es exactamente el mismo, mas empezando en el momento en que el laurel tenga la altura deseada.

 

Forma natural

El desarrollo natural del laurel es semejante al del avellano, con múltiples leños que van del suelo y que en grupo forman una copa espesa desde el suelo hasta numerosos metros de altura.

Aunque no es una manera muy correcta para un jardín, tiene interés si se quiere ver cómo medra esta planta.

En un caso así no es requisito podarlo salvo que ocupe más espacio de que debería o bien intervenga con otros árboles y construcciones.

 

Otras formas

El laurel se puede podar con inmensidad de formas, desde las esferas o bien bolas que ahora mencionamos, hasta cuadrados, rectángulos, triángulos, elipses, trapecios, etc.

Como sus hojas son muy enormes no es correcto para figuras en las que se requieran datos finos ―entre otras cosas letras―, ahora que habría que hacerlas muy enormes.

 

Modelar laurel grande de desarrollo libre

Dejamos para el desenlace ―a propósito― la situación muy recurrente en el que estamos con un laurel adulto que estuvo medrando numerosos años sin ningún género de poda y en este momento pretendemos reconvertirlo en una manera más desarrollada.

En un caso así va a haber que llevar a cabo una poda extremista, cortando todos y cada uno de los leños a ras de suelo ―si se quiere hacer formas bajas― o bien por contra, si lo que se quiere es conseguir un árbol de tallo prominente, se escogerá el leño más recto y vertical, cortándolo a la altura que se quiera la copa y el resto a ras de suelo.

Hay que tomar en cuenta que en el momento en que se cortan leños de laurel a ras de suelo, la planta rebrotará de forma fuerte y con múltiples tallos que van a salir del tocón o bien de las cercanías de este. Esos brotes robustos se puede explotar para conformar un seto ―o bien otras construcciones continuas― o va a haber que cortarlos siempre que aparezcan.

CUIDADOS DEL LAUREL

Aquí tienes más información sobre cómo hay que proteger un laurel que vas a poder utilizar tras la poda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here