6 fallos habituales al empezar con tu huerto

0
56

No hay nada como la sensación de iniciar tu huerto. Es el inicio de un apasionante viaje que te recompensa a ti y a todo cuanto te circunda. El poder hacer medrar nuestra comida es algo fantástico, además de esto nos deja saber que es lo que comemos, ahorrar mucha huella de carbono y conseguir comestibles de calidad por buen coste en ocasiones prácticamente por nada.

Una de las cosas más esenciales que hemos de saber al empezar un huerto es que se cometerán fallos, no importa cuántos libros y sitios leamos. No obstante, no temas, puesto que esto te transformará en un mejor horticultor.

7 errores típicos al comenzar con tu huerto 1

Nada es mejor que la experiencia. No obstante, es bueno que el jardinero novato trate de disminuir al mínimo los fallos más de forma fácil eludibles.

Y ahora les dejo una recopiliación de años de experiencia con los más habituales y como hacer para no caer en ellos.

Plantar demasiado.

Lo mejor es comenzar poco a poco y con aquello que nos agrada comer, Esto nos deja familiarizarnos con el acto básico de la jardinería y cuánto trabajo requiere. Iniciar solo con unos pocos géneros de vegetales y año a año ir agregandos más. Los tomates, los pimientos, los pepinos y las judías verdes son bastante simples para el jardinero novato. La col rizada y las hojas verdes son buenas y simples de cultivar a lo largo del invierno. A las zanahorias asimismo les chifla el tiempo frío y solo precisan tierra bien suelta para poder medrar en condiciones.

En nuestra entrada once plantas que medran veloz para el huerto, econtraras las más simples y veloces de plantar, mas recuerda planta solo aquello que te agrada comer, te hara pero simple la labor y aprovechases más la cosecha.

La luz solar.

Las plantas vegetales requieren por lo menos 6 horas de luz solar directa para desarrollarse. Las verduras de verano como los tomates y los pimientos son singularmente exigentes con el sol. Los cultivos de estación fría son un tanto más tolerantes a la sombra, siendo la lechuga quizá la más tolerante a la sombra. Esto asimismo depende del tiempo. En los lugares de mucho calor, la sombra de la tarde es verdaderamente bienvenida. Es esencial ver que el lugar tenga una buena espocicón al astro rey y si es demasiada crear elementos que favorezcan sombre cara la tarde.

Mala preparación del suelo.

El suelo es tal vez el aspecto más crítico de un huerto. Ha de ser profundo, suelto y rico en nutrientes. Añadir rebosante materia orgánica en forma de compost o bien estiércol bien podrido es la mejor forma de alterar el suelo y sostenerlo sano.

El suelo duro y sólido ha de ser labrado o bien torneado. Una cama elevada es el acercamiento ideal a un buen suelo para pequeños jardines.

Lo mejor que he probado lo pueden ver en: ocho bancales elevados para el huerto.

Plantando en el instante equivocado.

Muchos cultivos tienen una de siembra verdaderamente corta, conocer el cuando es mejor plantarlos es lo idóneo. Plantar los pepinos demasiado pronto por poner un ejemplo puede dejarlos expuestos a las heladas. Plantar el brócoli demasiado tarde (en primavera) y se desbocará (florecerá) con el tiempo caluroso. Debemos asegurarnos de preguntar sobre las mejores temporadas de siembra en todos y cada lugar, la mejor manera son los vecinos y costumbre locales, pregunta y al igual logras que te obsequien ciertas de sus semillas.

Espacio inapropiado entre las plantas.

El espaciamiento es vital para dejar que las plantas se desarrollen absolutamente y para dejar que haya mucha luz solar y flujo de aire (esencial para la prevención de enfermedades). Pese a que las plantulas puedan semejarnos pequeñas, se van a hacer considerablemente más grandes para el instante en que estén generando. Cuando se siembran cosas como zanahorias, es esencial hacer un aclarado entonces y eliminar las pero pequeñas para dejar espacio para las otras.

Riego inapropiado.

La cantidad de riego precisa cambiará en dependencia de las condiciones del suelo y del tiempo. El suelo de un buen jardín continúa húmedo mas bien drenado.

Las semillas y plántulas pequeñas precisan ser regadas cuando menos una vez al día para sostener el suelo húmedo, mas no anegado. Para plantas establecidas, deje secar la parte superior de la tierra entre riego y riego. Regar en demasía puede ser tan malo como regar bajo el agua.

Pasarse con el Fertilizante.

La forma más esencial de «alimentar a las plantas» es nutrir el suelo con materia orgánica. Esto crea un microecosistema natural que enriquece el suelo.

Aplicando demasiado fertilizante químico ocasionará un desarrollo verde exuberante con poca o bien ninguna fruta. En verdad jamas aplicaria esta clase de fertilizantes a mis cultivos.

Los fertilizantes orgánicos son mejores pues han de ser descompuestos por microorganismos para estar libres para la planta, moderando la liberación de nutrientes, lo idóneo utilizar hummus de lombriz, lixivados, compost, estiercol y demás muchos lo hemos visto acá en ecoinfo.

Espero les haya justado esta miniguía y no olvides de mirar toda la info que tenomos en nuestra página de Agroecolgía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here