Albaca como transplantarla

0
11

Contenidos

• Cuándo trasplantar

• Cómo trasplantar

Es muy recurrente que la albaca requiera un trasplante gracias a alguna de las próximas causas:

✦ Se sembró en un semillero y el espacio no basta para que prosiga desarrollándose en .

✦ Se adquirió en una maceta pequeña, la planta creció y en este momento requiere otra más grande.

✦ Está plantada en un sitio indebido y deseamos mudarla a otro diferente.

✦ Conseguimos esquejes y en este momento es requisito plantarlos en tierra o bien maceta a fin de que prosigan medrando.

Todas y cada una estas ocasiones requieren un trasplante de la albaca, ahora que en caso contrario la planta no podría realizarse apropiadamente. Observemos cómo llevarlo a cabo.

 

Cuándo trasplantar

Toda vez que la planta lo esté pidiendo, oséa, en el momento en que se dé ciertas condiciones que expusimos al inicio de este artículo, o bien otras semejantes.

Mencionado lo anterior, hay que tomar en cuenta si el trasplante va a obligar a las plantas a aguantar condiciones más duras de las que tenían antes, entre otras cosas pasando de un invernadero al exterior, o bien de la sombra a pleno sol.

Hay que evadir el trasplante al exterior mientras que no desaparezca el peligro de heladas ―o bien bajas temperaturas―, ahora que la albaca es muy sensible a estas.

Hay que evadir además el trasplante a pleno sol en el momento en que la planta no está habituada a esas condiciones. Para eso, hacerlo en días anubarrados, por la tarde, o bien mejor aún, adaptar de a poco la planta, sacándola gradualmente al sitio que va a ocupar a fin de que se acostumbre. Además se puede ubicar una malla de sombreo sobre la planta, de manera que deje pasar solo una parte de los rayos solares.

 

Cómo trasplantar

En este momento observaremos cómo seguir para hacer un trasplante seguro, y evadir peligros insignificantes que tienen la posibilidad de echar a perder ciertas plantas.

 

Desde cepellón

O sea lo mejor, oséa, que la albaca se halle plantada en un semillero o bien maceta, de manera que sus raíces no van a perder la tierra que las cubre en ningún instante.

En un caso así, sencillamente sacar el cepellón de la maceta y ponerlo en el hoyo del suelo ―en otra maceta más grande, jardinera, mesa de cultivo, etc―, aportando a continuación la tierra de los lados para cerrar el agujero.

La parte alta del cepellón debe encajar con la área de la tierra, de manera que la planta quede sepultada a exactamente la misma misma que ahora se encontraba. Finalizar regando en abudancia.

En esta clase de trasplante la planta solamente padece, ahora que las raíces no pierden jamás el contacto con la tierra, por lo cual la mayoria de las veces va a tener éxito. Eso sí, tomar en cuenta las heladas y el sol profundo, como ahora enseñamos.

 

A raíz desviste

En el momento en que la planta de albaca ahora se encontraba plantada en el suelo y se desea mudar de sitio, o bien es un esqueje que echó raíces en un vaso con agua, se debe tener bastante precaución en el momento en que se trasplante.

Las raíces desvistes (sin tierra) no van a estar aportando agua a la planta, y eso proseguirá siendo de este modo hasta ciertas horas tras el trasplante, por lo cual la albaca se marchitará si está a pleno sol. Aquí es primordial utilizar lo que afirmamos en el apartado de cuándo trasplantar (más arriba)

En cuanto al resto, el trámite es exactamente el mismo. Se hace un hoyo y se introduce la planta en hasta el momento en que todas y cada una de las raíces queden repletas de tierra. Se acerca la tierra de los lados y se cierra el agujero, presionando un tanto con las manos, y finalizando con un riego abundante.

Puede ser primordial contemplar la albaca con un plástico ―entre otras cosas una botella― si hará sol, y darle algo de sombra los primeros días, mientras que acaba de arraigar. Si el tiempo es lluvioso o bien está nuboso, no va a hacer falta ningún precaución particular, solo sostener la tierra húmeda en todo instante.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here